LA RECONCILIACIÓN ( a efectos legales).



A veces el periodo de reflexión que implica el cese de la convivencia conyugal durante la separación proporciona una visión diferente de la situación. Hay parejas que con una nueva visión más serena de la situación familiar o por otros motivos, deciden que merece la pena reconcilarse.
En la práctica no es lo más común pero existen cónyuges que una vez iniciado el proceso de separación o divorcio, ya sea durante su tramitación o bien después de que se haya dictado sentencia, deciden reanudar su convivencia y restaurar su situación matrimonial.
Cuando la reconciliación tiene lugar entre personas separadas o inmersas en un proceso de separación, se pondrá fin al procedimiento de separación y quedará sin efecto lo que en él se haya resuelto.  Es un requisito necesario que los cónyuges lo pongan en conocimiento del juez por separado y de manera expresa y obtener así una doble ratificación de arreglo conyugal.
Cuando la reconciliación se da en un matrimonio del cual ya se ha dictado una sentencia de divorcio (no separación) la reconciliación no surtirá efectos legales, pues una vez dictada la sentencia de divorcio, desaparece el vínculo matrimonial de los que fueron cónyuges.
Es decir, que los divorciados si quieren restablecer su situación conyugal anterior, deben volver a contraer matrimonio, ya que la simple convivencia entre la pareja sólo es constitutiva de una relación more uxorio.

LA SOCIEDAD DE GANANCIALES

La sociedad de gananciales, se halla actualmente regulada en el art. 1.344 del Código Civil, que establece que se hacen comunes para los cónyuges aquellas ganancias o benefícios obtenidos indistíntamente por cada uno de ellos, se atribuirán por mitad al disolverse la sociedad.
Esto quiere decir, que los benefícios y ganancias que cada uno obtenga durante la vigencia del matrimonio, serán compartidos por mitad entre ambos pero que no se repartirán hasta la disolución.
La sociedad de gananciales nace en el momento de la celebración del matrimonio o posteriormente si se hacen capitulaciones matrimoniales.
el sistema de gananciales, supone distinguir entre los bienes propios o privativos de cada cónyuge y los que sean comunes o gananciales. Se diferencia por ello, entre patrimonio privativo y patrimonio ganancial.
Existe una presunción de ganancialidad de los bienes en el matrimonio cuando no se puede probar que pertenecen privativamente,  a uno de los cónyuges. Es una presuncón iuris tantum del art. 1.361 C.C.

Se consideran BIENES PRIVATIVOS:

Los bienes o derechos de aquel al que le pertenezcan al comenzar la sociedad.
Los adquiridos después a título gatuito.
Los que se adquieren en sustiución de bienes privativos.
Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno sólo de los cónyuges.
Los inherentes a la persona y no transmisibles inter vivos.
El resarcimiento por daños sufridos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.
Ropas y objetos de uso personalque no sean de valor extraordinario.
Utensílios para el ejerciciode la profesión u oficio, excepto si estos son parte integrante o pertenecientes a un establecimiento o explotación de caracter común.


Se consideran BIENES GANANCIALES:

Los obtenidos por el trabao o industria de cualquiera de los cónyuges.
Los frutos renas o intereses que produzcan los bienes privativos o los ganaciales.
Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, ya se haga la adquisición para la comunidad o por uno sólo de los esposos.
Los adquiridos por derecho de retracto de caracter ganancial, aún cuando fuera con fondos privativos en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.
Las empresas o establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación o establecimiento de la empresa concurren capital privado y común, se aplicará lo dispuesto en el art. 1354 CC.


http://simeseparo.blogspot.com.es/

SEPARACIÓN DE BIENES

El régimen de separación de bienes, se caracteriza principalmente por la inexistencia de una masa patrimonial común entre los cónyuges. En este régimen cada uno es titular, administra y dispone de sus propios bienes. No obstante, a las cargas del matrimonio deben contribuir ambos a cargo de su propio patrimonio. Los bienes están sujetos al levantamiento de las cargas del matrimonio.
En este tipo de régimen es indiferente que los bienes hayan sido adquiridos antes o durante el matrimonio. Sin embargo, cuando hayan bienes en los que no sea posible acreditar a cual de los cónyuges pertenece (situación más habitual en bienes muebles, que no necesitan inscripción registral) corresponderá en tal caso a ambos cónyuges por mitad.
En cuanto a la obligación de contribuir al sostenimiento de las cargas del matrimonio, cada cónyuge contribuirá de manera proporcional a sus recursos económicos.
Noobstante, se contempla y se valora el trabajo doméstico, como una importante contribución a las cargas del matrimonio. Por ello, se computan como contribución y se compensan.
La compensación la determinará el juez si no existe acuerdo entre ambos cuando se produzca la extinción del régimen de separación.

http://simeseparo.blogspot.com.es/

EL DIVORCIO DISFUNCIONAL



La separación y el divorcio se dan cada día con mayor frecuencia en nuestra sociedad. Puede decirse que se considera una etapa más de de la vida y que como tal debe ser superada de manera adecuada.
Se trata de enfrentarse a la situación y afrontarla como necesaria para después poder seguir la adelante de manera adecuada y saludable.
En el divorcio disfuncional, las cosas no suceden de este modo. La persona no supera la etapa de "duelo" y no se adapta a la nueva realidad. Cuando se da este fenómeno, uno de los cónyuges o ambos adoptan posiciones antagónicas y contrapuestas. No aceptan sus propias equivocaciones, no reconocen sus errores. No se responsabilizan de sus obligaciones como padres y alimentan el conflicto familiar con su conducta beligerante.
Esta manera de actuar, conlleva que los procedimientos judiciales sean contenciosos, largos y tensos porque no existe predisposición la negociación,  y a la cooperación por el bien de los hijos, sino que lo que persigue el ex cónyuge, de esta manera, es satisfacer sus deseos de revancha y de venganza, porque no entiende ni acepta que la ruptura no significa ganar una batalla, y que es necesario ceder en algunos puntos para lograr llegar a un punto de equilibrio por el bien de todos los implicados, especialmente de los hijos menores.
Así también al no superar esta etapa no puede rehacer su vida adecuadamente.

Algunas características del divorcio disfuncional son:

  • Discusiones y peleas constantes.
  • Incapacidad para responsabilizarse de los hijos.
  • Estancamiento en la etapa de crisis.
  • Incapacidad para afrontar los acontecimientos desagradables y organizar la nueva realidad familiar.
  • Posición antagónica sustentada en deseos de victoria.
  • Incapacidad para mostrar empatía y respeto hacia la otra parte.

LAS ETAPAS DEL DIVORCIO

El divorcio, cada día es más frecuente en nuestra sociedad y lo es ya de tal manera que se está considerando como una etapa más del ciclo vital familiar.
Sin embargo, es una etapa que no resulta fácil de asumir porque no entendemos esta etapa como positiva. Socialmente todavía consideramos como ideal la familia nuclear, formada por el padre, la madre y los hijos, conviviendo en unidad familiar, pero lo cierto es que cada vez es más frecuente que las familias adopten diferentes formas. Muchas veces estas nuevas familias deriban de una ruptura matrimonial
Esta ruptura se debe ser asumida por los miembros de la pareja, que deben adaptarse a la nueva situación y reorganizar su nueva vida familiar.
El divorcio está compuesto por una serie de estadios, que ya describieron en su día, Carrasco, Perelló y Zanuso.

Estos son los siguientes:

Pensando en el divorcio.
Planteando el divorcio.
Separación física.
Separación emocional.
Post-divorcio.


Pensando en el divorcio

En esta etapa los cónyuges o uno de ellos se plantea que los conflictos que anteriormente podían resolver en pareja ya no pueden tener solución de la misma manera. El miembro de la pareja, reflexiona en solitario sobre la posibilidad de la ruptura y llega a la conclusión de que la única vía de salida es el divorcio.

Planteando el divorcio

En este momento, aquel que lo ha venido reflexionando se lo comunica a la pareja. Este otro acostumbra a recibir esta información con desconcierto y toma conciencia de que el proyecto de vida en común se puede romper.
En este estadio se suelen buscar alternativas y vías de solución para evitar la ruptura. Algunas veces funcionan y otras no tienen el éxito esperado. Si ocurre lo seguno se acuerda la separación.

Separación física
Como su nombre indica, los miembros de la pareja se separan y dejan de convivir. Es una etapa difícil en la que sintiendo el fracaso del proyecto de vida roto, se debe hacer frente y adpatarse a la nueva realidad y reorganizar la vida.

Divorcio

Cuando ya ha tenido lugar la separación física se produce la separación legal. Es decir la pareja también está separada a efectos legales.
En esta etapa, entran en juego los abogados, los juzgados, las negociaciones y a menudo el conflicto y las discusiones.

Divorcio emocional
Ya ha tenido lugar la reorganización familiar. Los miembros de la pareja deben aceptar que resulta necesario diferenciar el rol parental y el rol de pareja.

Post divorcio

La familia se reorganiza y adopta nuevas formas familiares, aceptando la convivencia tanto en solitario, con los hijos, con una nueva pareja. Se toma conciencia en esta etapa de que la familia no es una institución estática, sino que se modifica con el paso del tiempo y los acontecimientos.
Hay familias que no superan esta etapa, sino que se quedan ancladas en la etapa de divorcio, adoptando posturas antagónicas, no cooperativas y alimentando el conflicto. A esta actitud se le denomina divorcio disfuncional.

http://simeseparo.blogspot.com.es/

LA OBLIGACIÓN DE ALIMENTOS

Tienen derecho a reclamarlos, los cónyuges, parientes en línia recta y hermanos. Pero los obligados recíprocamente a satisfacer alimentos en sentido ámplio, son los cónyuges, los ascendientes y descendientes. Los hermanos sólo se deben los auxílios necesarios para la vida.
El derecho nace desde el mismo momento en que el alimentista está en situación de reclamarlos. Pero serán abonables sólo desde el momento en que se interponga la demanda. Así, a este respecto,  el juez podrá a petición del alimentista reclamar medidas judiciales cautelares para asegurar y proveer las futuras necesidades.
La determinación de la prestación alimenticia está regulada en el art. 146 C. Civil, que establece que la cuantía de los alimentos será proporcional al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe.
Así también la modificación de esta cuantía estará en función de la variación sustancial de las circunstancias patrimoniales del alimentista y del alimentante.

http://simeseparo.blogspot.com.es/

MEDIDAS PROVISIONALES

La ruptura de la vida en pareja o matrimonial comporta una serie de consecuencias y hace nacer una serie de derechos y obligaciones que es necesario regular, pues una vez que desaparece la convivencia es necesario adoptar una serie de pautas y medidas que regulen las relaciones relativas a la pareja y a los hijos, durante la crisis matrimonial. Por jemplo se deberá decidir cual de los cónyuges seguirá viviendo en el que hasta el momento ha venido siendo el hogar conyugal, a cargo de quien quedarán los hijos comunes, los alimentos que puede existir obligación o derecho de recibir etc.
Estas decisiones las pueden tomar los cónyuges pues a decir verdad,  nadie mejor que ellos conoce las circunstancias personales que les atañen. Sin embargo la autonomía de la pareja para decidir no es absoluta ya que se haya limitada por el control judicial.

Para solicitar estas medidas, no es oblligatoria la itervención de abogado y procurador. Ello no quiere decir que no sea importante que un letrado realice esta solicitud, ya que a la práctica estas medidas tienen una importante influencia en las decisiones relativas a estos extremos en el proceso contencioso y antes de su pesentación deben valorarse cuidadosamente.

Las medidas que sean adoptadas según lo establecido en el art. 103 C.C, son medidas relativas a:

- Las relaciones paternofiiales.
- Uso de la vivienda familiar.
- Las cargas del matrimonio.
- Al régimen económico matrimonial.



http://simeseparo.blogspot.com.es/

LA LITIS EXPENSAS

Este es un término jurídico y hace referencia a los gastos relativos a el proceso judicial matrimonial.
Cuando tiene lugar un proceso de divorcio en el que las dos partes se hayan desequilibradas económicamente y  se de la circunstancia de que uno de los cónyuges no tiene bienes o recursos económicos suficientes para hacer frente a los gastos del litigio está previsto que estos gastos sean cubiertos por aquel de los cónyuges que mayor capacidad económica tenga.
En estos casos está prevista la denominada litis expensas, en la que el litigante sin recursos pueda sugrafarlo a cargo del caudal económico común o a costa de los bienes propios del otro cónyuge siempre y cuando no tenga derecho a la justicia gratuita; es decir, cuando no le sea concedido abogado de oficio.
Aunque así sea, hay que tener en cuenta que la normativa (art. 1318.3 Cc) menciona expresamente que así será cuando no exista temeridad procesal o mala fe ya que en caso contrario no se podrá pleitear con litis expensas.
También es un requisito necesario, que el litigante no tenga recursos o bienes propios suficientes para sufragarlo él mismo.
Por ello, cuando se reúnen estas condiciones, los gastos recaerán sobre el caudal común en primer lugar, y en segundo lugar y cuando estos no sean suficientes sobre los bienes del otro cónyuge.


http://simeseparo.blogspot.com.es/


LA LITIS EXPENSAS

Este es un término jurídico y hace referencia a los gastos relativos a el proceso judicial matrimonial.
Cuando tiene lugar un proceso de divorcio en el que las dos partes se hayan desequilibradas económicamente y  se de la circunstancia de que uno de los cónyuges no tiene bienes o recursos económicos suficientes para hacer frente a los gastos del litigio está previsto que estos gastos sean cubiertos por aquel de los cónyuges que mayor capacidad económica tenga. 
En estos casos está prevista la denominada litis expensas, en la que el litigante sin recursos pueda sugrafarlo a cargo del caudal económico común o a costa de los bienes propios del otro cónyuge siempre y cuando no tenga derecho a la justicia gratuita; es decir, cuando no le sea concedido abogado de oficio.
Aunque así sea, hay que tener en cuenta que la normativa (art. 1318.3 Cc) menciona expresamente que así será cuando no exista temeridad procesal o mala fe ya que en caso contrario no se podrá pleitear con litis expensas.
También es un requisito necesario, que el litigante no tenga recursos o bienes propios suficientes para sufragarlo él mismo.
Por ello, cuando se reunen estas condiciones, los gastos recaerán sobre el caudal común en primer lugar, y en segundo lugar y cuando estos no sean suficientes sobre los bienes del otro cónyuge.

PAREJAS DE HECHO


Se considera pareja de hecho a aquellas uniones que conviven de manera habitual y que tienen un proyecto de vida en común. Estas parejas, han decidido convivir al margen de la institución del matrimonio por diversos motivos. El principal es la sensación de libertad que aporta la posibilidad de no formalizar la unión ante una autoridad civil o eclesiástica y el no firmar el aludido “contrato” matrimonial.


Dejando para otro post, las ventajas e inconvenientes de casarse o constituir pareja de hecho centraré la temática en lo que nos ocupa.

No existe en el estado español normativa específica en esta materia por lo que actualmente hay normas autonómicas diversas para regular este tipo de uniones. Por ello, las especificidades relativas a la constitución y las consecuencias derivadas de la ruptura variarán en función de cual sea el punto de la geografía española en la que los integrantes se hallen, formalicen su inscripción o convivan. En general puede considerarse que la voluntad de ambos de constituir una pareja que será inscrita en el correspondiente Registro mediante escritura o bien la convivencia continuada durante un periodo de tiempo establecido, que variará según la normativa Comunitaria. Estos se considerarán requisitos necesarios para considerar la pareja de hecho como tal.

Puede decirse que de manera genérica no podrán formar la unión estable los menores de edad, los que estén ligados por vínculo matrimonial o unión estable ya constituida _ en la legislación catalana se establece la prohibición de constituir una unión de pareja si no han pasado un mínimo de seis meses desde que quedó si efecto la escritura de una pareja de hecho anterior_ Tampoco podrán formar pareja de hecho los parientes por consanguinidad o por adopción tanto en línea recta descendiente como ascendente y los colaterales hasta el tercer grado. Los cómplices o autores de la muerte dolosa del cónyuge de cualquiera de estos.

¿Puede decirse que cómo es sencillo constituir una pareja de hecho también resulta fácil romperla? ¿Puede cada uno tirar por su lado y ya está; aquí no ha pasado nada?

Pues no. No existe tanta libertad, ni las cosas son tan sencillas. Formalizar una pareja de hecho tiene sus consecuencias positivas y negativas. Es decir, genera derechos y obligaciones. Además resulta complicada la ruptura de este tipo de uniones porque como ya se ha mencionado no existe normativa estatal específica que regule las actuaciones y trámites adecuados y necesarios en caso de ruptura, como en cambio sí está regulado en el caso de divorcio o separación matrimonial.

Será necesario en estos casos tomar medidas, como mínimo, en relación a la guarda y custodia de los hijos, a la vivienda común y a las pensiones de los ex convivientes e hijos.

Es posible que se hayan fijado determinadas medidas en los pactos establecidos por las partes cuando se hayan constituido la unión registralmente. Los pactos también pueden ser verbales, pero en este segundo caso la dificultad radica en probar lo pactado.

En las uniones de hecho cuando hay una ruptura, no existirá un único proceso en el que se adoptarán conjuntamente las medidas mencionadas sino que será necesario acudir a procedimientos judiciales separados. Esto no será necesario, claro está, cuando exista mutuo acuerdo en relación a las medidas que regulen la separación de la pareja.

En algunas comunidades, se han habilitado en los ayuntamientos Registros para inscribir la constitución de parejas de hecho y también su disolución. Asimismo los contratos que regularán las relaciones personales y económicas de la pareja.

A la solicitud de inscripción de la pareja, se acompañarán los documentos siguientes.

    1. Documento Nacional de Identidad o pasaporte.

    2. Certificado de empadronamiento.

    3. Certificado de estado Civil, sentencia de divorcio en caso de ser divorciado.

    4. Declaración jurada relativa los siguientes aspectos:



  •  Inexistencia de parentesco entre los miembros de la pareja.

  •  No estar inscrito en otra pareja de hecho.

  •   Capacidad para emitir el consentimiento.

LA TENDENCIA AL DIVORCIO PUEDE ADIVINARSE A PARTIR DE UNA FOTOGRAFÍA???

Esta noticia hallada en  tendencias21.net me ha parecido curiosa. El enlace de la página web con esta noticia es la siguiente:   http://www.tendencias21.net/La-tendencia-al-divorcio-puede-adivinarse-a-partir-de-una-fotografia_a3627.html



Dos estudios demuestran que las imágenes preconizan el futuro

La tendencia al divorcio puede adivinarse a partir de una fotografía

Dos estudios demuestran que las imágenes preconizan el futuro

El grado de intensidad de la sonrisa de un niño o de un joven en una fotografía puede indicar la tendencia de éstos a divorciarse en el futuro o, por el contrario, de estar felizmente casado para siempre, señala un estudio reciente. Aplicando un proceso de decodificación de la expresividad facial, un grupo de científicos “adivinó” con un alto nivel de aciertos qué adultos se habían divorciado y cuáles no, sólo con observar fotos de su juventud o de su niñez. Esto fue posible porque, según los científicos, la actitud sonriente en las fotografías indica cierta disposición emocional subyacente, y que tiene consecuencias tanto directas como indirectas en la vida de las personas. Por Yaiza Martínez.

¿Qué vida le espera a un niño o a un joven que en una foto sacada en el colegio o en la universidad muestra una amplia sonrisa o, por el contrario, parece triste o serio? Si se quiere averiguar, basta con observar bien la foto.

Científicos de la DePauw University de Chicago aseguran que hay, al menos, un aspecto de la vida de los adultos que ya puede deducirse de las instantáneas que les hayan sacado durante su infancia o durante su juventud: si van o no a divorciarse de mayores.

El profesor de psicología de dicha universidad, Matt Hertenstein, afirma en la revista Science and Religion Today, que dos rigurosos estudios realizados por él mismo y sus colaboradores han demostrado que la observación y la medición de las expresiones infantiles y juveniles pueden servir para predecir si las personas tendrán, algún día, una feliz vida marital o todo lo contrario.

Disposición emocional subyacente.

En un artículo titulado “Smile intensity in photographs predicts divorce later in life” (“La intensidad de la sonrisa en las fotografías predice el divorcio años después”) los científicos explican detalladamente ambos estudios, basados en la hipótesis previa (también mantenida por otros investigadores) de que la actitud sonriente en las fotografías indica cierta disposición emocional subyacente, que tiene consecuencias tanto directas como indirectas en la vida de las personas.

En el primer estudio fueron examinadas 306 personas (204 mujeres y 102 hombres), de edades comprendidas entre los 23 y los 87 años de edad. Los participantes fueron mayormente caucásicos, pero en el experimento también participaron afroamericanos y personas de otras razas.

A las fotografías de estas personas cuando estaban en la universidad se les aplicó un procedimiento de codificación de una investigación anterior, realizada por otros científicos, en la que se habían analizado las expresiones de emociones positivas en jóvenes universitarias, y las experiencias de estas niñas en su edad adulta.

Siguiendo dicho procedimiento, en las fotos de los participantes en el estudio de Hertenstein fueron consideradas dos unidades de acción muscular facial (la que hace que la mejilla se levante, y la que hace que la comisura de la boca se estire también hacia arriba), como reflejo de una expresión emocional positiva.
Por otro lado, los participantes también tuvieron que contestar a tres preguntas sobre su vida personal: si actualmente tenían una relación estable, si la habían tenido alguna vez, y si se habían divorciado en algún momento.

La combinación de todos los datos recopilados, tanto los de la encuesta como los de la decodificación de las fotos, reveló que entre las personas con sonrisas de menor intensidad en la juventud (la intensidad de las sonrisas fue valorada en una escala de entre 2 y 10 puntos), la tendencia al divorcio era mayor que entre las personas que sonreían más en esa etapa de sus vidas.

Carácter es destino

En el segundo estudio se llevó a cabo un análisis similar, en este caso con 55 personas de una media de edad de 50 años.

Los participantes presentaron en este caso fotos de distintas épocas de sus vidas (entre los cinco y los 22 años), porque se sabe que la evaluación en distintos momentos y contextos produce un índice de la emotividad más fiable.

Las preguntas destinadas a este grupo fueron directamente sobre el matrimonio, y no sobre otro tipo de relaciones estables que los adultos hubieran podido tener en el pasado: si estaban casados ahora, si lo habían estado con anterioridad, y si se habían divorciado alguna vez.

Los resultados revelaron un patrón similar al del estudio anterior: la intensidad de las sonrisas reflejadas en las fotografías sirvió para predecir la tendencia de los participantes al divorcio.

Los científicos explican que dichos resultados son coherentes con suposiciones previas de otros investigadores, que señalaban que las tendencias emocionales influyen en la vida de las personas a través de procesos sociales, cognitivos, biológicos y actitudinales.

Retos pendientes

A pesar de acercarse a la “adivinación”, los investigadores reconocen que la presente investigación está limitada en algunos aspectos, porque no ha contemplado algunas variables -como la del atractivo de los participantes- que podrían resultar clave a la hora de establecer las “tendencias” al éxito o fracaso marital.
Por otro lado, los investigadores señalan que en futuros estudios se podrían examinar las relaciones entre la intensidad de la sonrisa y los resultados generales en la vida, no sólo en lo referente al matrimonio.
Y es que, tal y como indica la literatura reunida a este respecto, a partir de segmentos muy limitados de comportamiento no verbal se puede inferir con exactitud toda una variedad de características, entre ellas el estatus socioeconómico, las evaluaciones en educación, la orientación sexual, y algunas otras facetas de la personalidad.

LA GUARDA Y CUSTODIA EN EL DIVORCIO

SEPARACIÓN VERSUS DIVORCIO

EL USO DE LA VIVIENDA EN EL DIVORCIO

http://www.youtube.com/user/simeseparo?feature=mhee

DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO Y CONTENCIOSO

CUSTODIA Y PATRIA POTESTAD. Nociones

h

PAREJAS DE HECHO DIFERENCIAS CON MATRIMONIO CIVIL

LA PENSIÓN DE ALIMENTOS

Archivo del blog



importante

A PARTIR DE AHORA NO RESPONDEMOS CONSULTAS EN LOS POST. Hay post saturados y no admiten más comentarios Insertarlas en el apartado consultas via e-mail GRACIAS